Avances para los invidentes

LOS INVIDENTES PODRÁN RECUPERAR LA VISTA

Estudiosos de la Universidad de la ciudad de Sydney están poco a poco más cerca de desarrollar un ojo biónico que podría devolver la vista parcialmente a personas ciegos.
Y es que han creado un pequeño microchip con el que aguardan devolver la vista a pacientes con discapacidad visual y ceguera.

Gregg Suaning, maestro de Ingeniería Biomédica, ha explicado que Phoenix noventa y nueve Bionic Eye, como de esta manera se llama el sistema, consiste en la implantación de un microchip en la parte superior del ojo con una pequeña cámara montada en dos lentes que entregan las imágenes al microchip de forma inalámbrica para su procesamiento.

«El sistema ha sido desarrollado para alentar las células de la retina y asistir al cerebro a interpretarlas para ofrecer una sensación de visión al usuario», ha explicado el maestro Suaning. «Los usuarios del ojo biónico verían imágenes pixeladas que ofrecen formas y bordes que les dejaría pasear por sus aledaños y les va a ayudar a efectuar actividades de la vida diaria», señala.

El propósito de los estudiosos es que los invidentes puedan ser capaces de identificar si una persona, puerta o bien ventana está cerca.

«Los trastornos degenerantes que afectan a la retina afectan a muchos millones de personas en el mundo entero, mas nuestro objetivo es ofrecer nuevas esperanzas con la introducción del sistema de ojo biónico Phoenix 99», asegura Suaning.

El equipo de la Universidad de la ciudad de Sydney prepara ahora una petición de aprobación moral con la esperanza de hacer un «primer ensayo en humanos» del Phoenix noventa y nueve Bionic Eye el año próximo.

«Si tenemos éxito, vamos a poder trabajar para avanzar y llevar el dispositivo a un punto donde se puedan conseguir aprobaciones regulativas en el mercado global», recuerda el responsable.

El ministro de Comercio y también Industria, Niall Blair, visitó los laboratorios de la ciudad de Sydney para reunirse con estudiosos y conseguir una actualización sobre el proyecto que va a traer nuevas esperanzas a quienes padecen pérdida de visión.

«La idea de la biónica se introdujo por vez primera en la imaginación pública con la serie ‘El hombre de los 6 millones de dólares’ («Six Million Dollar Man»), en la década de los 70’», recordó afirmó Blair. «Pero el maestro Gregg Suaning y su equipo ayudan a llevarlo a la realidad».

De qué forma marcha el sistema

El microchip se pone en la parte superior del ojo y se conecta a un conjunto de electrodos que se interconectan con el tejido inquieto que subsiste.

Una cámara pequeñísima conectada a las lentes atrapa la escena visual que se procesa en un móvil. Entonces, se manda un conjunto de instrucciones de forma inalámbrica a un dispositivo de telemetría implantado tras la oreja.

El implante descodifica la señal inalámbrica y manda impulsos eléctricos que el cerebro interpreta como lo que ve.

Todo esto sucede en tiempo real para otorgar al invidente un sentido de visión que mejore su movilidad, y asi  le deje una mayor interacción social y, en consecuencia, mayor independencia.